jueves, 29 de abril de 2010




Soy caminante de mi camino, prisionero de mi destino.
bajo la luz de un camino lejano, ajeno de memorias y cuidados
andaba yo recordando mustio y sombrío,
esos ojos que hacían mis ojos velar.
Eras mala compañía, pues mi corazón desdichado se moría
en entonces risueño un día, de mis lágrimas se desprendía el amor y la agonía.
!hay,amada mía !
soy caminante de sueños de amor, sintiendo los pasos de mi alrededor
resonó el golpe doloroso y frío
que ahogando la esperanza hace destellos en el corazón.
Y ahora solas y sin dueño cuelgan las botas del sueño.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada